Colección: LA CIENCIA Y TU PIEL

 

Con una superficie de 1,5 m2 y un peso de 3 kg la piel refleja a primera vista la juventud y salud del organismo, especialmente en la cara. 

¿Qué deteriora la piel?

En las células hay unos orgánulos llamados mitocondrias, cuyo papel es transformar la alimentación en energía. En esta transformación se liberan los radicales libres, que son productos químicos agresivos que dañan la membrana celular. Pueden producir sequedad, picores, rojeces y son responsables de las arrugas, del envejecimiento de la piel y de las manchas pigmentadas.

Estos daños afectan a las fibras nobles de la piel como el colágeno o la elastina, destruyendo los enlaces químicos y produciendo envejecimiento.

La piel se arruga, pierde su elasticidad y su flexibilidad, cambia su tono y, en general, podemos decir que se oxida. Para luchar contra este fenómeno están los antioxidantes (vitaminas A, B, E y C) y los oligoelementos (hierro, selenio, zinc).

Para la piel las vitaminas E, A y C son las más importantes y el oligoelemento más importante es el zinc. La falta de las vitaminas A y E produce lesiones cutáneas: sequedad de la piel, picores, piel áspera, grietas, manchas pigmentadas, arrugas, etc.

0 artículos

Lo sentimos, no hay productos que coincidan con su búsqueda.