LA FORMULA DE VIDA DE NUESTRA FUNDADORA


Además de elaborar fórmulas 
cosméticas extraordinarias, Mahnaz Paymani ha aplicado en su vida una eficaz fórmula. Son solo tres ingredientes: ENTUSIASMO, INNOVACIÓN Y ADAPTACIÓN. 

Mahnaz empezó aplicando estos ingredientes en su vida cuando decidió estudiar Biología en su país natal, Irán, allá por los años 60.

Se licenció en Biología y estudió 2 años de odontología. 

En 1979 comienza la Revolución en Irán. El Sha de Persia es derrocado y el Ayatollah Jomeini empieza a quitar libertades a la población, las más perjudicadas son las mujeres.

Ese año Mahnaz se separa y decide emigrar a Suiza con sus dos hijos.

Y aplica sus ingredientes de vida: entusiasmo, innovación y adaptación.
Comienza en Suiza su trabajo con aceites vegetales y extractos de plantas. Se hace una experta formulando productos naturales, pensados para ayudar en problemas de piel como sequedad, grasa, manchas, estrías, etc.

En unos años se convierte en una científica con fórmulas altamente apreciadas.

En 1990 le recomiendan España como país con gran calidad de vida y grandes posibilidades. Vuelve a llenarse de entusiasmo, innovación y adaptación y llega a España con sus dos hijos y sin saber español.

Eso sí, viajaba con algo muy valioso: unos productos extraordinarios, formulados con el fin real de equilibrar la piel en casos como sequedad, irritación, exceso de grasa, estrías, arrugas,…

40 años después de aquellos inicios su nombre representa una marca de cosmética natural altamente eficaz y, por tanto, altamente valorada.